pilo

Los ejercicios de pliometría son entrenamientos para mejorar el rendimiento de los atletas. Prácticamente todos los corredores y atletas de élite realizan este tipo de ejercicios, ya que no requieren instalaciones especiales, ni equipo, y, además, son fáciles de realizar.

La pliometría se basa en ejercicios para mejorar la fuerza y la rapidez, los cuales son explosivos, rápidos y potentes. De esta forma, se mejora la técnica a la hora de correr y, además, ayuda a prevenir posibles lesiones.

Por otro lado, hay que señalar que los ejercicios de pliometría están recomendados para cualquier persona, independientemente de su nivel de preparación en el mundo del running y su dedicación a este deporte. No obstante, es preferible que, en el caso de que seas un recién llegado a este deporte, no los realices desde un primer momento, sino que primero habitúes tu cuerpo a la carrera normal, para evitar posibles lesiones.

Realizar ejercicios de pliometría te ayudará a sentirte más ágil y fuerte, y mejorar tus marcas personales.

La pliometría se basa, sobre todo, en saltos. Entre los diferentes ejercicios que puedes practicar, se encuentran los saltos a un solo pie; saltos con ambos pies, con o sin rebote; balanceos y muchos más. La idea es contraer al máximo los músculos, para estirarlos al máximo después.

Numerosos estudios corroboran la eficacia de este tipo de ejercicios. Con tan solo dos meses, se nota la mejoría tanto en la agilidad, como en la velocidad y en la fuerza. Además de esta manera reducimos el riesgo de lesión.

La eficacia de la pliometría está basada en un elemento biomecánico muy simple: el movimiento carga y acumula energía en el músculo, y dicha energía sirve para impulsarnos. Es decir, es la forma más eficiente de correr, aunque, como tampoco es la más habitual, nos parece que es más cansada y complicada.